El Miedo

Taller impartido en La Casa de la Mujer, en Alcorcón en Abril del 2008

El miedo

El inicio de la vida está marcado por la necesidad y el impulso de vivir. Aquello que realmente hace feliz al ser humano es la ilusión de experimentar y gozar de la existencia.

El mundo que nos rodea es una enorme rueda donde todo gira en círculos diferentes de una gran espiral y nuestro cuerpo es solamente un reflejo de nuestro pensamiento.

El miedo es un fantasma creado por nuestra propia mente y se transforma en verdugo de la ilusión.

La ansiedad y el miedo nos cristalizan y aíslan, nos castran la confianza en nosotros mismos, es el proceso generador de todos los desequilibrios y enfermedades, especialmente aquellas que tienen que ver con la confianza.

Dicen que un día un peregrino que viajaba hasta Tierra Santa, se encontró en su camino con La Peste, aterrorizado, intentó esconderse, pero su propio azoramiento le impidió ocultarse adecuadamente.

       ¿A dónde vas?, inquirió La Peste en tono amable.

Con voz temblorosa, el caminante le contesto:

       Me dirijo a los Santos Lugares

       Si te apetece, buen hombre, te acompaño, pues no hay cosa que me aburra más que viajar sola.

Paso a paso, confidencia a confidencia, se entabló una buena amistad entre ambos, hasta el punto que comenzaron a contarse sus intimidades.

Así fue, como nuestro caminante se enteró de que el objetivo de su compañera era causar en Bagdad la muerte de 5.000 personas.

A las puertas de la ciudad se despidieron. Pasados 5 años sin saber el uno del otro, volvieron a encontrarse. Durante el camino, el peregrino le dijo a La Peste:

       Creo, que la última vez me mentiste.

       No es verdad, replicó indignada La Peste, mi condición, no me permite mentir.

       Explícame entonces, cómo fue que en lugar de 5.000 personas, murieran 50.000.

       ¡Ah!, esto es fácil de responder; yo maté sólo a 5.000, las otras murieron de miedo.


Los Tipos de Miedos

Hay que diferenciar 5 tipos de miedo:

Ø         MIEDO VISCERAL: Surge en el mismo instante de la concepción, como herencia de nuestra propia especie. Es, digamos, un Miedo Arcaico.

Miedo a la oscuridad, relámpagos, ratas, perros, o a determinadas personas o actitudes. Cualquier tipo de fobias.

Esto, mantenido en el tiempo, causa problemas de vejiga, caída del cabello, problemas de oídos (sorderas, tinitus, otitis), cistitis, poliuria, cálculos en vías urinarias.

Aquí también encontraríamos el miedo a morir o miedo a la vida (incluidos los estados hipocondríacos)

Elemento: Agua

Tendencias alimenticias:

Ø         MIEDO A TOLERARSE: Se genera a través de lo que el individuo considera como defectos personales, tanto físicos como psicológicos, que quieren ser ocultados a los ojos de los demás. Ello produce un estado profundo de rechazo de sí mismo y también del ambiente que le rodea, porque le recuerda constantemente lo que quiere olvidar (alcohólicos, drogadictos, en fin, cualquier dependencia. P. ej. Lo que siente el alcohólico entre borrachera y borrachera, un gran sentimiento de culpabilidad).

El miedo intolerante es el profundo miedo a aceptarse; Escapar de uno mismo conduce a la búsqueda de hábitos tanto emotivos (círculo familiar, ideológicos, sectas) como físico (comer, adicciones).

Zona más afectada: cervicales, hombros, codos, muñecas, manos, dedos que derivan en artrosis y artritismos.

Elemento: Madera

Tendencias alimenticias:

Ø         MIEDO A CREAR: La creatividad es una virtud esencial en el desarrollo de la espiritualidad del ser humano. El ser humano no puede vivir sin crear y para ello, necesita mantener la mirada hacia delante. Al mirar hacia atrás, la capacidad creativa se pierde, el individuo se cristaliza en miedos y le hacen profundamente desgraciado.

Cuando estamos desarrollando una idea sin que exista una mácula de miedo, perdemos la noción del tiempo; cuando la situación es la inversa, aparece el vacío y la insatisfacción invade la personalidad. El individuo se queda sin imaginación y no aporta nada propio.

Esta actitud produce hábitos alimenticios que en el aspecto físico repercuten sobre el sistema circulatorio (hipertensión, acido úrico, reumatismos)

Elemento: fuego

Tendencias alimenticias:

Ø         MIEDO A ACTUAR: La duda es la generadora del miedo a actuar: ¿Qué hago?, ¿Hacia dónde voy?, ¿Cuál es mi camino?; éstas son las preguntas y mientras no se resuelvan, el individuo no se mueve, no actúa para cambiar y la presión se hace más grande y mayor se hace el miedo a moverse. Este estado de angustia que se crea es capaz de originar enfermedades degenerativas como el cáncer, diabetes, artrosis y artritismos de la parte baja del esqueleto: caderas, rodillas, tobillos.

Elemento: tierra

Tendencias alimenticias:

Ø         MIEDO A PERDER: Es una cara del miedo que se esconde debajo de situaciones que parecen lógicas y sanas pero que,  en el fondo, no son más que excusas para continuar poseyendo y sentirse seguro con apoyos exteriores en vez de acudir al punto interior de comprensión. Dentro de este contexto encontramos todas las situaciones que tienden a proteger a algo o alguien.

Elemento: Metal

Tendencias alimenticias:

El punto de inflexión

Es la capacidad de reacción del individuo cuando llega a una situación límite, p. ej. el punto en que un drogadicto decide vivir o morir.

El punto de inflexión es como la “pájara” que sufren algunas veces los deportistas y de aquí surgen dos caminos: el abandono o el cambio de ritmo.

No hay peor opción que adormecerse en una rutina de secuencias y hábitos.

Lo que realmente motiva el cambio es el “no poder más”. Pero donde hay reverso hay anverso; hay que haber tocado fondo para adquirir el convencimiento que permita dar la vuelta a la situación y para que se dé este cambio son fundamentales dos premisas: Toma profunda de conciencia de la situación y su por qué.

Iluminándonos: Las siete reglas de la creatividad

Los resultados más importantes en la evolución de un proceso de recuperación,  siempre están marcados por la capacidad de crear una nueva situación en la vida a través de un cambio total o parcial de actitudes y situaciones: cambio de trabajo, de lugar de residencia, matrimonio, nacimiento de un hijo, ruptura matrimonial.

Ø     Regla 1: Saber reírse de uno mismo: Al niño que llevamos dentro, le encanta reírse, conoce por instinto que cuanto más ríe mejor se encuentra. El humor y la risa sirven para erradicar la tendencia a quedarse estáticos y rutinarios como sucede en los casos de depresión: No podemos estar deprimidos mientras reímos. Estoy convencido de que en nuestro interior aparece muchas veces el sub-personaje “yo, me lo tomo todo en serio”. Es la pura imagen de la intransigencia que produce la incapacidad de reírse de todo y también de los errores propios. Estamos tan angustiados en la búsqueda de nuestro futuro personal que somos incapaces de vivir con alegría el presente. Para crear, es necesario estar absolutamente relajados, distendidos y dispuestos a experimentar cualquier sentimiento.

Ø     Regla 2: Ser auténtico: El ser humano libre se presenta tal y como es, sin excusas. Frecuentemente,  nos limitamos sólo a observar una parte de los hechos y de las conductas condicionados por las estructuras en las cuales nos hemos educado y detrás de todo ello no existe una razón, sino un miedo que intentaremos justificar con una excusa. Al no ser sinceros con nuestros propios convencimientos, nos exponemos a ser incapaces de crear, o sea, de responder a nuestros estímulos personales. La mentira, que es una de las caras del miedo, dominará entonces a la personalidad y la hará vivir en una mundo falso. Es necesario pues, neutralizar todos los conceptos falsos, de lo contrario, nuestro espíritu creativo se desmoronará fácilmente. No es bueno mentirnos a nosotros mismos.

Ø     Regla 3: Decidirse a realizar locuras: En una palabra, permitirnos estar un poco locos. Vivimos una existencia en que todo es formal: Leyes, códigos, modas, y llega un momento en que lo que manda la muchedumbre nos provoca hastío. La vida es un disfrute y un juego en el que hay que participar viviendo cada instante como si fuera el último de nuestra vida. De la capacidad que tengamos de acercarnos más a esta afirmación, dependerán nuestra salud y nuestra felicidad.

Ø     Regla 4: Capacidad de vivir la fantasía: Producir un estado de ensoñación. Las mejores realidades de la vida comienzan pareciendo fantasías infantiles: nuestro niño se escapa, demostrándole al adulto que con su empuje puede,  aunque sea por breves momentos, romper el esquema y transformar en creatividad una conducta rutinaria. Es interesante soñar, ya que  a través de los sueños, desarrollamos nuestra ilusión; no es posible vivir sin ilusiones. “Todo lo que soñamos, si queremos, lo podemos lograr, para ello basta simplemente con proponérselo”. Podemos mejorar la creatividad con plastelina, arcilla, dejándonos llevar por la propia iniciativa, que surja lo que surja

Ø     Regla 5: No tener miedo a cometer errores: En realidad,  el error no existe ya que las consecuencias a que inducen nuestros actos pueden tomar múltiples caminos y en cada uno de ellos aparece una enseñanza. Es imprescindible no tener miedo a la reacción que pueden provocar nuestras decisiones. Uno de los síndromes de degeneración más frecuente en este proceso es la aparición del síndrome de culpabilidad. Y, ¿qué es la culpabilidad?, pues el punto en que el desarrollo de la creatividad deriva hacia la duda y el miedo empieza a sustituir a la confianza. Aceptar nuestras ideas y las consecuencias que éstas puedan acarrear es signo de buena salud.

Ø     Regla 6: Ser capaz de confiar: Solamente con una profunda confianza en nuestras acciones podemos desarrollarnos. Cuando no confiamos en nosotros mismos y no somos capaces de realizar nuestras ilusiones, perdemos el sentido positivo de la vida y nos dedicamos a elucubrar y a desconfiar sistemáticamente de los que nos rodean. Nuestro sistema está sembrado de clichés de desconfianza, p.ej: se gastan millones en defensa, nos dicen no te fíes de tal…Así sólo vivimos en la cárcel del miedo. Debemos recuperar nuestra esencia infantil y mantenerla eternamente joven en nuestro corazón.

Ø     Regla 7: Tomar la decisión de Amar: El amor es la capacidad curativa del ser humano manifestada en toda su plenitud, pero por desgracia, tememos a nuestra propia grandeza, con lo cual nos conformamos con mucho menos de lo que realmente podemos conseguir, esto nos hace sentirnos frustrados e infelices. ¡Bienaventurados! aquellos que quieren cambiar el mundo, que sienten ilusión por su profesión, que se sienten unidos con sus familias, amigos…La vida, nos la ganamos al venir al mundo, no perdamos el tiempo y vivámosla. La persona que realmente consigue contactar con el Amor, cuenta en su interior con cuatro condiciones básicas o pasos amorosos:

1.   Amor a sí mismo, a su cuerpo, a su forma de desarrollarse, amor a su psiquis mediante un crecimiento personal permisivo y adecuado a su capacidad.

2.   Amor a su propia realización, al trabajo, a sus aficiones.

3.   Amor al lugar donde habita. Hay que hallar en cualquier circunstancia la parte positiva de una situación.

4.   Amor a las personas que nos rodean. Sólo un ser puntualmente satisfecho de sí mismo, de su realización personal y del lugar donde habita, trabaja o se relaciona, puede establecer una relación creativa con los demás seres que le rodean.

El impulso positivo. Siete formas de sentirse optimista

En nuestro interior existe un canal, que de forma permanente (si se está alerta), capta todo aquello que refuerza y robustece la personalidad, todo aquello que le aporta una enseñanza y se manifiesta de forma instantánea. Este estado es muy difícil de medir y de transcribir en palabras, aunque lo manifestamos muchas veces y es lo que llamamos impulso positivo de acción.

Cuando estos impulsos positivos empiezan a ser frecuentes en nuestra vida cotidiana, aparece una característica de la personalidad que denominamos optimismo.

Ser optimista no es más que ver de forma positiva la vida.

Siete formas de sentirse optimista:

  1. Mirar la vida de frente, aceptando todo el camino como una enseñanza. Si giramos la vista atrás pueden pasar dos cosas que podrían dificultar la capacidad de actuar y generan la duda:

a)   Que nos podamos sentir arrastrados por el pasado o culpabilizados por él.

b)   Que sintamos vértigo al encontrarnos en un punto aparentemente sin sujeción entre el pasado y el futuro.

  1. Saber recoger y reconstruir cualquier situación a partir de los elementos de que disponemos a nuestro alrededor, dándoles coherencia y utilidad.
  2. Saber levantarse después de caer, sin conocer la caída sería imposible mantenerse erguido.
  3. Saber exclamarse de vez en cuando ¡qué bonito es vivir!, no dejarse enturbiar por las tensiones cotidianas. Es importante dejarse llevar por el instinto de observación y de concretización, sin dejarnos llevar por pensamientos de culpabilidad que nos amarran a un pasado que ya no existe o a un futuro que aún ha de venir.

Saber elogiar. El elogio es una elevación de la virtud que observamos en los demás, que en realidad no es más que nuestra propia virtud.

  1. Avanzar sin preocuparse de las opiniones ajenas con el convencimiento de que somos coherentes con lo que sentimos y pensamos. Es correcto pedir consejo y aceptar sugerencias, pero no recoger consejos que aportan proyecciones ajenas.
  2. Dar y ofrecer las cosas que sentimos sin esperar nada a cambio. La actitud positiva siempre nos conducirá a un estado de desapego.

Simbología del 7

Orden completo, periodo, ciclo. Compuesto por la unión del cuaternario y ternario, por lo que se le atribuye excepcional valor.

Corresponde a las 7 direcciones del espacio, las seis existentes más el centro.

Corresponde a la estrella de 7 puntas, a la conexión del cuadrado y el triángulo, por superposición de éste (cielo sobre tierra), o por inscripción en su interior. Gama esencial de los sonidos, de los colores y de las esferas planetarias.

Número de los planetas y de sus deidades, de los pecados capitales y de sus oponentes (virtudes).

Corresponde a la cruz tridimensional

Es símbolo de dolor.

Anuncios

Deja tu comentario y procura que no moleste a nadie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s